2 thoughts on “Playa de Bayona junto al puerto.

  1. Estimado Sr. Castro:

    Las provincias gallegas son cuatro, a saber:

    A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra, provincia ésta última a la que pertenecen entre otros lugares, la ciudad de Bayona y la ciudad de Vigo.

    Aunque este comentario parezca irrespetuoso, he decidido presentarlo en este tono por ser el mismo que ha empleado usted al referirse a una persona fallecida (d.e.p) la que según nos cuenta, con profusión de detalles, tuvo la desfachatez de morirse en su piso. Pues bien, airear las intimidades de una persona mayor con problemas y fallecida es un acto de frivolidad y mal gusto. Me parece importante decirlo de manera contundente porque por ese comentario y muchos otros que he tenido la desgracia de leer están realizados mostrando el orgullo de quien se considera en posesión de la Verdad. La verdad en términos absolutos no está en nuestras manos, pero si queremos que aquello que decimos públicamente se revista de auctoritas lo primero que debe cumplir es que sea legítimo, respetuoso y justo. Dado que una de las partes está totalmente indefensa ante los ataques a su honor, dejo a su inteligencia las conclusiones oportunas.

    Sin más y agradeciéndole su atención se despide atentamente,

    Olivia S.

  2. 1) Un error como ese lo comete cual quiera. Ya lo corregí gracias.
    2) El artículo al que se refiere no tiene nada que ver con este y no es el lugar más apropiado para comentarlo.
    3) El tono empleado con ese señor fue el de sincera compasión por alguien que fue abandonado por su amigo, por sus hijos y por todo el mundo.
    4) No se murió en mi piso. Murió en el hospital y mi piso lo quemó él accidentalmente porque era un alcohólico y vivía solo. Sinceramente no tengo ni idea de como podía haberle ayudado yo. Los detalles eran importantes para que se entendiera que eses señor no estaba capacitado para vivir solo y todos le abandonaron.
    5) No he aireado nada de nadie. Solo es una historia sobre un personaje perfectamente anónimo porque me he guardado mucho de mencionar ningún dato personal. Si es usted capaz de decir como se llama la persona ya fallecida a la cual supuestamente yo he ofendido retiro mi artículo, y si no es capaz de decir su nombre debería retractarse de sus imputaciones.

    Estas son las objeciones que puedo hacer a lo que me comenta, pero me gustaría añadir algo más. Me sorprende bastante su irracionalidad cargada de odio contra mí, pero ya estoy acostumbrado. Generalmente me atacan los fanáticos religiosos que se sienten ofendidos por mi beligerancia atea pese a que esta no busca molestar (aunque lo consiga), sino defender los derechos pisoteados desde la religión.

    Yo ignoro si el motivo de su odio tiene que ver con esto, pero no importa. Ni la conozco ni me pierdo gran cosa. Normalmente los comentarios ofensivos los mando a la papelera. No los quiero en mi Blog salvo que permitan poner en evidencia al que los hace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*